Tratado Esoterico de Teurgia Samael Aun Weor
Última Conclusión
  1 Los investigadores, en cuerpo astral, llegamos a una casa donde solamente se veía: lodo..., miseria..., indigencia..., hambre..., y lo peor del caso ¡terrible fornicación!.

  2 Vimos una habitación horrible, asqueante. En esa habitación vivió una mujer terriblemente FORNICARIA. ¡Esa mujer ya entró al Abismo!... Ya desencarno y en esa habitación inmunda, donde vivió, sólo se ven trapos, lodo, indigencia, miseria, sufrimiento, suciedad. Cuando nosotros estábamos investigando, pudimos ver intuitivamente la íntima relación que existe entre las POTENCIAS TENEBROSAS QUE FIGURAN EN LA "CONJURACIÓN DE LOS SIETE" Y LA GENTE fornicaria. Todo eso es una sola cosa: ¡Magia Negra! ¡Fornicación! ¡Asqueante Miseria!. Nosotros, los investigadores, pudimos evidenciar que los fornicarios irredentos, en sus últimas Reencarnaciones, pagan el Karma de la miseria más atroz, de la miseria más desconcertante y horrible. Todo aquel que eyacula su Licor Seminal, aunque sea casado, es un violador de la Ley, ¡es un Fornicador!.

  3 Así, pues, la última reencarnación de todo Fornicario que ingresa al Abismo, es la más espantosa y terrible miseria. En el Oriente, el Abismo, es decir, los Infiernos Atómicos de la Naturaleza, son conocidos con el término de Avitchi, en esas tenebrosas regiones se hunden los Fornicarios después de su última Reencarnación llena de la más asqueante indigencia conocida por el Genero Humano. Todo pecado será perdonado: ¡Menos el pecado contra el Espíritu Santo!. La Fuerza Sexual es la Energía Creadora del Tercer Logos. El Tercer Logos es el Espíritu Santo. El Tercer Logos irradia su Energía en el vórtice fundamental de toda Nebulosa, en el centro de ultérrimo Átomo y en todo aquello que viene a la vida.

  4 En el Ser humano, la Energía del Tercer Logos es el Poder Creador del Sexo. Cuando el Ser humano se entrega a la fornicación, entonces esa Energía, exteriorizada hacia afuera y hacia abajo, lo liga a las Potencias Tenebrosas y al Avitchi... Nosotros debemos trabajar en el Laboratorio del Espíritu Santo (el Sexo), para transmutar la Potencia Creadora en Luz y Fuego. Nosotros debemos hacer retornar la Energía del Tercer Logos hacia dentro y hacia arriba, para despertar nuestros Poderes Creadores divinos e inefables. ¡Ese es el OPUS MÁGNUM!, Los Fornicarios se convierten en sombras indigentes y miserables, ¡luego se hunden en el espantoso Abismo!...

  5 NOTA

  6 Si Ud. Querido lector quiere entrar en estos Estudios Esotéricos, escríbanos al Apartado 7858 - México, D.F.

  7 Diríjase al Secretario General del AGLA, en México, RAFAEL RUIZ OCHOA.

Anterior
Capítulos
1
Proemio
Capítulo I
Capítulo II
Capítulo III
Capítulo IV
Capítulo V
Capítulo VI
Capítulo VII
Capítulo VIII
Conclusiones
Última Conclusión